No te rayes, tía

– No te rayes, tía me dijiste, ante mi rostro lleno de lágrimas, mi corazón hecho trizas, los kleenex esparcidos por la habitación, y un nuevo desamor que apuntar en mi lista.   – No te rayes, tía te atreviste a decirme, mientras mirabas el whatsapp, tecleabas y sonreías, a tu próxima cita de Tinder….

Las cosas sencillas

Cansada de tantas complicaciones, de no saber descifrar pensamientos que parecen jeroglíficos de una pirámide egipcia, de medir las palabras para no hacer estallar al volcán, de no mostrar mis cartas por si tú decides terminar la partida… Al fin me declaro en huelga contra el caos y apuesto por las cosas sencillas. Como aquella…