De citas IV

Tenía la nariz congelada. Y no es que fuera uno de esos días especialmente fríos, pero su nariz parecía siempre un cubito de hielo. Ese hielo de más que solía quitar a los cubatas para evitar el dolor de garganta al día siguiente. Diciembre se había marchado tal y como había llegado: sin avisar. Había…