Te echo de más

No sé cuándo ocurrió. No podría decirte si era lunes, miércoles o jueves, si fue un viernes a las diez y media o un domingo a las doce. Tampoco sabría decirte si ese día echaban una película buena en la tele, ni qué tenía esa noche para cenar, ni si terminé de ver el penúltimoSigue leyendo «Te echo de más»