De citas V

– Yo es que estoy muy bien así. Ahí estaba. La señal. Y por si no había quedado claro, siguió hablando: – Salgo por ahí, me lo paso bien… no busco nada serio. Segunda señal con luces luminosas. “Prohibido el paso”. Ella se apresuró a hacer su papel: – Claro, te entiendo. ¡A mí meSigue leyendo “De citas V”

Reencuentro

Abrió tanto los ojos que parecía que se le iban a salir de la cara. Se los frotó y volvió a mirar. Quizás se había equivocado. No. Efectivamente, era ella. Con su larga cabellera rubia. Los ojos castaños, brillantes y profundos, la nariz respingona, con pecas y un ligero toque rojizo por el sol. Y susSigue leyendo “Reencuentro”

No te rayes, tía

– No te rayes, tía me dijiste, ante mi rostro lleno de lágrimas, mi corazón hecho trizas, los kleenex esparcidos por la habitación, y un nuevo desamor que apuntar en mi lista.   – No te rayes, tía te atreviste a decirme, mientras mirabas el whatsapp, tecleabas y sonreías, a tu próxima cita de Tinder.Sigue leyendo “No te rayes, tía”

No me gustas

Si fuera tan fácil pronunciar esas tres palabras. Si se pudiera decir claramente, de buen rollo, como personas adultas: “oye, es que no me gustas”. Sería tan sencillo. Ya… Ahora imagina frente a ti un rostro apenado y unos ojos tristes mirándote con decepción, mientras das una patada a sus ilusiones y con un toqueSigue leyendo “No me gustas”

#Desamor 2.0

Ya nunca me das ‘like’. Ya no me pones ese monito tapándose los ojos, ni la carita lanzando un beso con un corazón. Ya solo me mandas, y a duras penas, ese puto emoticono que guiña un ojo, como si estuvieras dándome una palmadita en la espalda. ¿Qué me quieres decir con eso? Todo el mundoSigue leyendo “#Desamor 2.0”