No te rayes, tía

– No te rayes, tía me dijiste, ante mi rostro lleno de lágrimas, mi corazón hecho trizas, los kleenex esparcidos por la habitación, y un nuevo desamor que apuntar en mi lista.   – No te rayes, tía te atreviste a decirme, mientras mirabas el whatsapp, tecleabas y sonreías, a tu próxima cita de Tinder….

#Microcuento III: 1 de 366

Ni flores, ni bombones, ni regalos, ni lencería, ni cena a la tenue luz de las velas. Solo risas, piques, enfados, reconciliaciones, días buenos, días malos, más risas. Confianza. Defectos. Virtudes. Rutina. Realidad. Los 365 días. 366.

En el metro de Madrid

Siempre se le había dado bien leer a la gente. Era algo que podía considerar como un don o una maldición a partes iguales, ya que a veces le bastaba una mirada para descifrar cosas que preferiría no haber sabido. La pareja que tenía enfrente había discutido hacía poco. Lo sabía porque ella aún tenía…

De citas IV

Tenía la nariz congelada. Y no es que fuera uno de esos días especialmente fríos, pero su nariz parecía siempre un cubito de hielo. Ese hielo de más que solía quitar a los cubatas para evitar el dolor de garganta al día siguiente. Diciembre se había marchado tal y como había llegado: sin avisar. Había…

#Microcuento II

Y si de pronto me apetece verte un martes cualquiera, si de repente me entran unas ganas locas de comerte, si siento la necesidad de pedirte que te quedes…

De citas III

La invitó a cenar a su restaurante favorito. En la mesa apartada, la de la esquina, la de la luz tenue y discreta. La misma en la que se sentó con Mónica. Y con Sonia. Y con Andrea. ¿O se llamaba Raquel? Pero ahora eso daba igual. Ahora se encontraba allí, con Carla. Carla le…