Pasa y quédate

Perdona que haya tardado tanto en dejarte pasar. Antes de ti hubo otros que lo dejaron todo hecho un desastre. Pusieron la casa patas arriba y encima se largaron sin ayudar a recoger, sin ni siquiera hacer amago alguno de intentar arreglar los desperfectos, los muy maleducados.

Tú, en cambio, entraste de forma sigilosa, sin hacer demasiado ruido, respetando cada espacio y cada rincón. Esperaste pacientemente en la puerta e incluso trajiste un aperitivo y algo de beber. Y yo, sorprendida ante tanto detalle, te guié hasta el interior sin apenas darme cuenta, sin imaginar que acabarías ocupando el salón, la habitación, el baño, la cocina e incluso el trastero.

Desde entonces hemos roto algún plato, dejado algún armario abierto y perdido algún calcetín en el patio al tender. Nada que no hayan podido solucionar una escoba y un recogedor.

Y unas pinzas más resistentes.

Silvia Resola.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s