Reencuentro

Abrió tanto los ojos que parecía que se le iban a salir de la cara. Se los frotó y volvió a mirar. Quizás se había equivocado.

No. Efectivamente, era ella.

Con su larga cabellera rubia. Los ojos castaños, brillantes y profundos, la nariz respingona, con pecas y un ligero toque rojizo por el sol. Y sus labios… Ella le sonreía al otro lado de la pantalla.

Inés, 26.

Su perfil no tenía descripción. Muy típico en ella, pensó. Nunca le había gustado demasiado hablar sobre sí misma. Pulsó sobre la foto para ver cómo eran las siguientes. Una con un vestido negro corto, otra posando en lo que parecían ser los fiordos noruegos – ¿cómo habría llegado hasta allí si le daba miedo el avión?–,  otra saltando con una amiga en la playa…

Hará algo más de dos años desde la última vez que se vieron. No hubo ninguna razón en especial por la que dejaran de hacerlo, simplemente tenían otras prioridades. La cosa no acabó mal, ni siquiera llegó a empezar. Digamos que solo se habían estado conociendo.

A lo mejor éste era un buen momento para retomarlo. La verdad es que siempre le había parecido una chica interesante. Y seguía estando buena.

Deslizó el dedo hacia la derecha. Like.

Pasaron unos largos segundos.

No ocurrió nada.

Bah, siempre fue una rancia.

Silvia Resola.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s