No me gustas

Si fuera tan fácil pronunciar esas tres palabras. Si se pudiera decir claramente, de buen rollo, como personas adultas: “oye, es que no me gustas”. Sería tan sencillo. Ya… Ahora imagina frente a ti un rostro apenado y unos ojos tristes mirándote con decepción, mientras das una patada a sus ilusiones y con un toque magistral las lanzas a la basura. A ver quién es tan valiente.

No quieres hacer daño. De verdad que no. No se lo merece. Pero es que no te gusta. Quizás no deberías haber llegado hasta ese punto, pero solo sabes que no quieres continuar con esto. ¿Qué se supone que debes hacer entonces? ¿Obligarte a sentir algo que no sientes? ¿Echar la bomba de humo y desaparecer del mapa? Hay grandes profesionales en ese arte, pero eso es de cobardes y tú no lo eres.

¿Cómo decirle a alguien que no ha sido seleccionado para el puesto? Puede que reforzando los aspectos positivos… lo negativo pase un poco desapercibido.

Ya lo tienes. A ver qué tal:

“Verás, disfruto un montón contigo, eres increíble y creo que en otro momento de mi vida podría llegar a sentir algo más por ti. Pero ahora no. Estoy en una situación complicada, necesito tiempo para mí y disfrutar de la soledad para volver a ser capaz de querer a otra persona”.

No. Me. Gustas.

Voilà.

Espera un momento…

¿No te dijo algo parecido aquella persona especial tras vuestra quinta cita? Sí, sí, esa a la que todavía estás esperando.

Ups, vaya.

Silvia Resola.
@silresola

Foto: Eternal sunshine of the spotless mind

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s