Madrid

No han salido las cosas como esperabas. Es más, te has llevado tal sacudida que quizás todavía estés recomponiendo las partes de ti que habían quedado esparcidas por el suelo. Aún hoy te encuentras de vez en cuando algún fragmento que creías perdido, teniendo que recogerlo a riesgo de recibir empujones en plena Gran Vía. Todavía sigues recuperando piezas cuando pensabas que ya las tenías todas, en un cruce de miradas en las escaleras del metro de Legazpi.

hotel-gran-legazpi

Aún te asaltan los recuerdos antes de entrar en ese gran edificio del Paseo de la Castellana, y un día te diste cuenta de que en tus ojos había un brillo diferente, cuando tu reflejo te devolvía la mirada en un escaparate de Velázquez.

Sigues sin entender el qué, el cómo ni el por qué, pero las dudas saben menos amargas tras una ronda de tapas por Lavapiés. Intentas no escribir ese mensaje mientras te preguntas cómo terminas siempre en la cola del mismo garito de Malasaña, pero todo acaba cobrando sentido tras esa conversación con un sabio taxista que te hace vislumbrar el verdadero sentido de tu existencia, al dejarte un sábado en casa a las cuatro de la mañana.

madrid

Puede que un día os crucéis de sopetón un domingo en El Rastro y no sepas dónde meterte, o peor: que sea otra persona la que agarre su mano y le haga reír mientras cenan en una terraza de la Plaza de Santa Ana, y tú intentes esconderte a duras penas a la vez que un relaciones públicas de acento exótico te invita al Infierno a cambio de un chupito gratis. Y tú aceptas. Joder, es lo único que necesitas en ese momento.

Puede que una mañana, de camino al trabajo, encuentres en la calle Almagro esa parte de ti añorada, medio escondida, para que solo la veas tú. O puede que nunca consigas encajar el rompecabezas tal y como era antes, porque mientras observas el atardecer al bajar la calle Alcalá, te das cuenta de que has cambiado, y ya no necesitas esa pieza para completarte.

Porque Madrid no te mata… pero te hace más fuerte.

Silvia Resola.
@silresola

Fotos: Pinterest Tripadvisor

Otras cosas que he escrito sobre Madrid.

Anuncios

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Caro chan dice:

    Me parece que tenemos un bagaje vital bastante parecido Silvi…También he tenido esos pensamientos cuando vuelvía a Madrid, pero si, yo me lo encontré y cogido de la mano de otra…Y me relataron que se habían comprado una casa y se iban a casar -cuando él siempre fue de los de cero compromisos-. ¿pero sabes qué? que me sentí aliviada de no ser yo la cogiera esa mano, pagara esa hipoteca y lavara esos calzoncillos. En ese momento hice las paces con Madrid, porqué no me mató pero me convirtió en superwoman 😉

    Chuuu!!

    1. Silvia dice:

      Hola Caro Chan! Bueno, en realidad este texto es más bien ficción, pero sí que hay sensaciones y pensamientos con los que todos nos acabamos identificando… y es que a todos nos ha pasado algo parecido alguna vez! Y mira, en tu caso, eso que te ahorraste y te ha hecho más fuerte 😉

      Gracias por leerme!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s