Encuentra a esa persona que brilla

Artículo para The Idealist.

De todas las personas que se cruzan en tu vida, hay una que destaca por encima de las otras. No tiene súper poderes, ni grandes recursos, ni tampoco respuesta a todas las preguntas de la humanidad.

Simplemente tiene un brillo especial.

No te será muy difícil reconocerla, sea cual sea su género o apariencia física. Es esa persona que está al otro lado de la mesa con un café dispuesta a escuchar eso que no para de dar vueltas en tu cabeza, la que analiza tus preocupaciones punto por punto, con tanto ahínco como si diseccionara una rana en una clase de ciencias. Es el primer nombre que te viene a la mente cuando hay algo importante que contar, el primer número que marcas cuando la luz de alerta roja se enciende, la primera conversación de Whatsapp que abres para decir que no estás bien.

Es aquella que se alegra de tus triunfos aún más que tú, aquella que siempre busca un motivo para verte, aquella que te hace reír sin proponérselo y cambia tu mal humor en un instante. También puede ser esa persona que, por dejadez, despiste o distancia, no siempre sea testigo de tu vida diaria; aquella con la que pueden pasar días o semanas sin hablar, pero la primera en acudir a salvarte cuando así lo necesites. Es esa persona que un día tomó un camino diferente al tuyo, pero siempre habrá algo que os mantenga unidos.

friends

Pero la reconocerás, sobre todo, cuando parezca que tu mundo se desmorona. Es esa a quien no le tiembla la voz al explicarte que te has equivocado, la que dice lo que no te gustaría escuchar y tú, a regañadientes, tienes que aceptar que no le falta razón. La que conoce tus límites, tu cabezonería, tus yo nunca, los propósitos que no cumplirás y los que alcanzarás aunque tú no lo creas. La que respeta tus silencios, esa cuyos abrazos son un bálsamo cuando las palabras no pueden aliviar el dolor. Sabrás perfectamente quién es por esa sensación de seguridad que te invade al saber que no te va a juzgar, por esas conversaciones a horas intempestivas, por esa sonrisa cuando por fin apareces, aún a sabiendas de que mentías al decir que “estabas saliendo de casa”.

Y aquí viene lo bueno: pueden estar en cualquier lugar. La reconocerás porque brilla por encima de todas las demás. Puede que haya crecido contigo, que os hayáis conocido en la universidad, en el trabajo o en un país lejano; es esa persona que no te promete amistad ni amor eterno, sino que lo demuestra, es esa persona que tiene debilidades, que se equivoca, que te necesita.

Y con suerte, puede que encuentres más de dos, pero no te hagas demasiadas ilusiones.

Pues el tiempo, como siempre, tiene la última palabra.

Silvia Resola.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s