Oh, blanca Navidad

Hay mucha gente que odia la Navidad. Puedo entenderlo, teniendo en cuenta que nos bombardean desde noviembre con mensajes de Paz, Amor y Felicidad (¿por qué no aplicarlo durante todo el año?), que pueda parecer todo hipócrita y que son días de melancolía para algunos. De hecho, puede que la Navidad sea la época más triste del año. A medida que crecemos, las preocupaciones van ocupando más espacio en nuestra mente que las ilusiones, y los que no se sienten solos desearían estarlo tras una cena navideña con el cuñado graciosillo al que han estado evitando durante once meses. Es época de echar aún más de menos a los que ya no están y de comer por encima de nuestras posibilidades.

http://travelingmama.net/
http://travelingmama.net/

Cada persona tiene su propia Navidad y sus razones para que no le guste o para que le encante. A mí, con sus momentos tristes y sus días alegres, me sigue haciendo la misma ilusión.

Porque mi Navidad está compuesta de varias cosas:

Navidad es ver capítulos especiales de Farmacia de Guardia mientras nos preparamos para cenar con la familia en Nochebuena.

Navidad es jugarse la vida pidiendo aguinaldo en casas ajenas.

Navidad es ver Solo en Casa y otras pelis noventeras en Año Nuevo, cuando aún no había resacas que hicieran desaparecer el día 1 de enero. Quédate con el cambio, sabandija asquerosa.

Navidad es que tu madre levante la mano para darte un guantazo al echarle humo en la cara con un cigarrillo falso un 28 de diciembre.

Navidad es el anuncio de Chanel nº5 con su Caperucita Roja, su lobo, su música, su magia.

Navidad es escuchar a los niños de San Ildefonso cantar el premio en pesetas. No, euros no, pesetas. Y apuntar corriendo el número para comprobar después que, como cada año, el Gordo no nos ha tocado.

Navidad es ser testigo de cómo unos chavales y su abuelo llaman a “¡Cheeeenchooo!” a grito pelado, buscándole desesperadamente entre los puestos de la Plaza Mayor.

Navidad es ver a dos tipos en la tele que se hacen llamar Martes y Trece mientras tus primos piden que les pelen las uvas.

Navidad es recibir en toda la cara un arsenal de caramelos Paco que los niños lanzan indiscriminadamente desde la Cabalgata de Reyes, con premeditación y alevosía.

Navidad es el calvo de la Lotería, es un brindis con cava en un portal, es juntarse con amigos a tomar unas copas después de las cenas familiares.

Porque para mí la Navidad es la mezcla entre los recuerdos de lo que un día fue y de lo que voy construyendo cada año.

Con los de siempre, con los que se han ido y con nuevos invitados.

Y a todos ellos les deseo…

¡FELIZ NAVIDAD!

Silvia Resola.

Foto: http://travelingmama.net

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s